otoño salud

CÓMO AFECTA EL OTOÑO A NUESTRA SALUD

CÓMO AFECTA EL OTOÑO A NUESTRA SALUD

Ya ha llegado el otoño, y con él la bajada de temperaturas y las abundantes lluvias. Decimos adiós al calor del verano y vamos notando cómo se acerca el frío invierno. Este cambio de estación, además de modificar la climatología, puede afectar a nuestra salud, ¿quieres saber cómo? Sigue leyendo este post.

Gripes y resfriados

Los resfriados y los catarros son unos de los grandes protagonistas del otoño. Al coger frío o someternos a contrastes de temperaturas es más probable que nos resfriemos. Además, con la llegada del otoño nuestro cuerpo sufre una bajada de defensas como consecuencia de una menor exposición solar, de manera que aumenta la posibilidad de poder coger un resfriado. Hay que ser muy cuidadoso, pues lo que nos pueda parecer un simple resfriado puede convertirse en una grave enfermedad pulmonar como la bronquitis o la neumonía.

La gripe es otra protagonista importante, pues los virus adquieren una mayor resistencia con las bajas temperaturas que, unido a todo lo comentado, hace que podamos contraer alguna de estas enfermedades.

 

Astenia otoñal

Se trata de un trastorno psico-físico que afecta a las personas que la llegada del otoño hace que estén más cansados, tengan mayor sensación de sueño e incluso mayor sensación de tristeza. En este aspecto juega un papel fundamental la disminución de horas de sol al día, anocheciendo mucho antes que en verano.

Es un síndrome leve y temporal que puede durar solo unos días, llegando a pasar inadvertido, o puede durar algunas semanas más, en función de cada persona.

Enfermedades reumáticas

Existe una relación directa entre las condiciones meteorológicas del otoño, bajada de temperaturas y mayor humedad, y la agudización de alguna enfermedad reumática. Sin embargo no hay evidencias de que estos cambios en la climatología afecten a la evolución de dichas enfermedades, únicamente a los síntomas como puede ser la sensación de dolor.

Falta de vitamina D

Por último, la falta de vitamina D es cada vez más común en la población, ya sea joven o más mayor. La disminución de horas de sol al día y, por lo tanto, la menor exposición solar hace que nuestro cuerpo no adquiera los niveles de vitamina D suficientes, que obtenemos principalmente gracias a los rayos de sol.

Por esto es importante consumir alimentos ricos en vitamina D para compensar la posible falta que podamos tener. Además, es recomendable acudir a nuestro médico de cabecera para que nos aconseje si fuera necesario tomar suplementos de vitamina D.

otoño salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *